Déficit de Atención (TDAH)

Síndrome conductual, es el trastorno del desarrollo neurológico diagnosticado con mayor frecuencia en los niños. El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una disfunción que conlleva una inmadurez en los sistemas que regulan el nivel de movimiento, la impulsividad y la atención.

Dado que es un trastorno del neurodesarrollo, para que se considere TDAH los síntomas tienen que aparecer antes de los 12 años. Si no aparecen antes, no se puede hacer un diagnóstico. “No hay TDAH que comience en la edad adulta”

Esta patología afecta sobre todo a los niños y es más frecuente en varones. Sin embargo, aproximadamente entre el 60 y el 80 por ciento de los adultos mayores de 18 años que han tenido antes TDAH tienen persistencia de los síntomas. “Es decir, casi tres cuartas partes siguen refiriendo que tienen síntomas y que éstos interfieren en sus estudios, en su profesión, etc.”.

La causa principal del TDAH es la herencia. Aproximadamente el 75 por ciento de los casos con este trastorno tiene causas de origen genético. No obstante, determinar este origen es complicado ya que la patología no la causa un solo gen y además estos genes interactúan entre ellos. Hay muchos implicados, principalmente los sistemas que regulan la dopamina, la adrenalina, la serotonina, etc. Es una herencia poligénica y compleja porque también interactúan entre ellos, etc.

Hay una serie de factores, los denominados perinatales, que están relacionados con el embarazo, el parto y los primeros meses de vida que también pueden producir TDAH. Estos son el consumo de tabaco y alcohol durante el embarazo o la presencia de sufrimiento fetal, entre otros.

Síntomas de falta de atención:

  • No logra prestar atención cuidadosa a los detalles o comete errores por descuido en el trabajo escolar.
  • Tiene dificultad para mantener la atención en tareas o juegos.
  • Parece no escuchar cuando se le habla directamente.
  • No sigue instrucciones y no logra terminar el trabajo escolar, los deberes u obligaciones en el lugar de trabajo.
  • Tiene dificultad para organizar sus tareas y actividades.
  • Evita o le disgusta comprometerse en tareas que requieran esfuerzo mental continuo (como las tareas escolares).
  • Con frecuencia pierde juguetes, tareas escolares, lápices, libros o herramientas necesarias para las tareas o actividades.
  • Se distrae fácilmente.
  • Se muestra a menudo olvidadizo en las actividades diarias.

Síntomas de hiperactividad:

  • Juega con las manos o los pies o se retuerce en su asiento.
  • Abandona su asiento cuando lo que se espera es que se quede sentado.
  • Corre y trepa excesivamente en situaciones inapropiadas.
  • Tiene dificultad para jugar o trabajar en forma silenciosa.
  • A menudo está “en movimiento” o actúa como si fuera “impulsado por un motor”.
  • Habla excesivamente.

Síntomas de impulsividad:

  • Emite respuestas antes de que termine de escuchar la pregunta.
  • Tiene dificultades para esperar su turno.
  • Se entromete o interrumpe a los demás (irrumpe en conversaciones o juegos).
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s